Ese monstruo temible llamado Sanfermines se acerca inexorable. Toca huír o sucumbir. Puestos a ésto último, mejor hacerlo con la mayor dignidad posible, lejos del verbenero ruido (o casi) y oyendo buena música. El sitio ideal es el mítico Aldapa, donde estaré pinchando el día del Chupinazo (6 julio) y también el 12. Os espero a partir de las 12 de la noche.

Anuncios